calor

Estamos en pleno verano y las temperaturas en la mayor parte del país son muy elevadas. Este calor sofocante es un hándicap para la práctica deportiva, y puede tener consecuencias graves para la salud.

Una de las ventajas que tiene el ciclismo respecto a otros deportes con las altas temperaturas es que la propia velocidad de la bicicleta hace que nuestro cuerpo se vaya refrigerando. En deportes como el running, al llevar una velocidad mucho más baja la sensación de calor es mucho mayor.

No obstante, tenemos que tomar una serie de precauciones básicas cuando salimos a montar en bicicleta y hace mucho calor.

Una buena hidratación y evitar las horas centrales del día es clave para evitar un golpe de calor cuando montamos en bicicleta con temperaturas muy elevadas. - piopialo          
calor

Hidratación

Es la clave para no deshidratarnos y sufrir un golpe de calor. Es recomendable ingerir entre medio litro y un litro de agua por cada hora que estemos encima de la bicicleta.

Por lo tanto tendremos que tener muy en cuenta la duración de la ruta que vayamos a hacer y llevar agua suficiente o bien tener localizados lugares para poder rellenar el bidón o la mochila de hidratación.

Intensidad del ejercicio

Con las altas temperaturas tendremos que tener también mucho cuidado con la intensidad a la que hacemos la actividad física. Lo recomendable cuando hace mucho calor es que la intensidad del ejercicio sea media/baja.

Con las altas temperaturas puede ser peligroso realizar salidas con la bicicleta a ritmos demasiado elevados, ya que los efectos del calor se acentuarán. calor

Vestimenta

Debemos llevar ropa que sea lo más transpirable posible. De este modo disiparemos el calor de manera mucho más eficiente. Además es recomendable también que la ropa que llevemos sea de colores claro. Así el sol hará menos incidencia sobre nuestro cuerpo.

Evitar las horas centrales del día

Aunque hemos comentado que con la bicicleta la propia velocidad genera un viento que nos va refrigerando, hay que evitar en la medida de lo posible las horas centrales del día.

Así pues, no es recomendable salir a montar en bicicleta entre las 12 de la mañana y las 5 de la tarde. Esas son las horas de más incidencia solar, y por lo tanto cuando más riesgo hay de sufrir un golpe de calor.calor

Protección solar

Es indispensable también proteger nuestra piel. Así pues cada vez que vayamos a salir con la bicicleta debemos echarnos crema de protección solar.

Lo ideal es que la crema que nos echemos tenga mínimo un factor de protección de 30. De este modo evitaremos quemaduras en nuestra piel.

COMPARTIR