Saltar al contenido

Alto de Coll de Boixols, características, entorno y altimetría.

17 agosto, 2015

La etapa número 12 de la Vuelta Ciclista a España de este año 2015 comienza en tierras andorranas, para tener su final de carrera en Lleida, tras pedalear durante 159 kilómetros y transitar por dos puertos de cierta importancia, Fontollonga y Boixols, ambos muy lejos de la línea de llegada, por lo cual es muy difícil que tengan una influencia decisiva a la hora de definir el ganador de la etapa, pues los últimos cuarenta kilómetros son prácticamente llanos y propicios para una bonita llegada al sprint.

 

vuelta_espana_etapa_12_g_2015_unipublic

 

El Alto de Coll de Boixols tiene una distancia aproximada de 18.5 kilómetros y cuenta con una altura en su inicio de 1160 metros, y en su final de 1332 metros, que constituye su punto más elevado. Se trata de un puerto de carácter transversal, que une las localidades de Coll de Nargó e Isona. El porcentaje medio de subida está alrededor del 4%. Está considerado de segunda categoría, con una apreciable longitud de casi veinte kilómetros, aunque no tiene grandes pendientes a lo largo de su recorrido. La subida tiene su pico más alto en su parte central, alrededor de ocho kilómetros, con una pendiente del 6%, y algunas puntas del 7.5 %. El asfalto se encuentra en un buen estado para la práctica ciclista, sus rampas no son demasiado exigentes y la carretera es bastante ancha, por lo que el pelotón multicolor de la vuelta va a poder realizar la subida sin grandes problemas. El descenso que sigue a la coronación de la cima del Alto de Coll de Boixols es un deleite para los aficionados al ciclismo y al cicloturismo, pues es posible alcanzar los 60 kilómetros por hora muy fácilmente.

 
La ascensión comienza en la pequeña localidad de Coll de Nargó, en las cercanías del río Segre, con un número de habitantes de poco más de 600, donde se encuentra una iglesia románica con mucho encanto. En este río se celebra durante el mes de agosto un tradicional descenso de embarcaciones de madera que evoca los traslados de troncos que se realizaban en épocas pasadas desde los bosques de la zona.

 
La subida está llena de curvas, pero no es demasiado dura en su desnivel. Ello permitirá a los corredores de la ronda española disfrutar del paisaje, de unas maravillosas vistas sobre un paraje natural excepcional. Por estas razones, este puerto es una ruta muy frecuentada por los aficionados a las dos ruedas, con y sin motor. Tras una ascensión bastante grata, el pelotón llegará a su cima, a unos 1.321 metros.

 

 

La carretera que sube a la cima suele ser durante todo el año larga y solitaria. Los aficionados a las rutas ciclistas de la zona no tienen muchos problemas en sus rutas en solitario, porque no es frecuente que haya circulación. Es un recorrido plagado de curvas que va entrando poco a poco en una zona llena de vegetación, y con unas vistas que van mitigando el esfuerzo que es preciso realizar por la larga longitud de la subida.

 
Por su ubicación geográfica, la subida a Coll de Boixols hay que realizarla en el buen tiempo, pues en invierno la carretera suele estar llena de nieve y de hielo. El nombre del puerto se debe a su proximidad con Boixols, un pueblo muy pequeño que forma parte de la localidad de Abella de la Conca. Boixols tiene una altitud de 1162 metros, y se encuentra situado en el precioso valle del río Pujals. Para cualquier amante de la naturaleza, se trata de una visita obligada.