Una bajada en bicicleta suele ser de velocidad libre, frecuentemente catalogados como una recompensa y oportunidad para recuperar el tiempo. Sin embargo, no todas las bajadas en bicicleta son gloriosas, existen riesgos que están latentes debido a la alta velocidad.

Una bajada en bicicleta debe ser suave, sin nervios y con bastante tranquilidad, la habilidad es el fundamento clave para lograr un gran descenso. La habilidad inspira confianza y la confianza crea armonía en la bicicleta.

Controlando la bajada en bicicleta

La posición perfecta para una bajada

La posición del ciclista para un descenso en línea recta es baja y aerodinámica, las manos deben ir en una posición especifica en el manillar y los codos ligeramente doblados. Los pedales deben estar nivelados y las rodillas ligeramente dobladas, debe encontrar el equilibrio y movilidad adecuada para adaptar su cuerpo. Si usted está demasiado atrás o su cuerpo es demasiado alto, puede que tenga problemas con la parte delantera de la bicicleta.

La posición del cuerpo debe ser cambiada con cuidado y notar que la posición afecta directamente la estabilidad de la bicicleta.

Comprobar los frenos de la bicicleta

Algo bastante obvio ¿no? chequear los frenos antes ir a rueda. Mas allá de ser capaz de frenar debe saber cómo hacerlo durante un descenso para no perder velocidad. Tan pronto como usted empieza la bajada en bicicleta debe saber cómo posicionar las manos en el manillar y los dedos cerca de los frenos. Recuerde que debe frenar antes de entrar en las curvas, si frena al mismo tiempo que usted está girando a través de la curva, va a interrumpir su velocidad y probablemente pruebe aumente su riesgo de caer de la bicicleta si frena demasiado duro.

Saber frenar durante una bajada en bicicleta es importante debido a que el freno tiende a ralentizar la velocidad de la bici.

Visualmente trace una línea profunda

No seguir una línea de recorrido hace que sea difícil que el ciclista adquiera seguridad. También influye la manera en que usted realiza los cambios, debe intentar realizar cambios dramáticos en la velocidad antes de entrar en una esquina. No se enfoque en lo que sucede a su lado, recuerde mirar directamente hacia el frente. La distancia que debe mirar va a depender de su velocidad, principalmente se busca evitar reaccionar de manera fuerte ante baches, obstáculos y otros ciclistas. Cuando sus hombros están sueltos y suaves es más fácil dirigir la bicicleta.

descenso
Su bicicleta va donde sus ojos apunten, mire con tiempo lejos y recuerde relajar los grupos musculares