Saltar al contenido

¿Cómo afecta la grasa corporal al rendimiento deportivo?

6 enero, 2019
Test antropométrico para ciclismo cosas que debes saber a la hora de hacer uno

Una de las cosas que lleva a los deportistas a llegar a implementar dietas extremistas, con grandes restricciones en la alimentación, es la búsqueda de un mayor rendimiento deportivo así como la pérdida de grasa corporal.

Esta es una tendencia que suele ser más observada en las disciplinas deportivas de gran resistencia, por ejemplo, en las carreras medias, las de largas distancia, el triatlón, el ciclismo, etc.

A medida que se busca lograr un mayor rendimiento deportivo, las restricciones suelen aumentar, pero a pesar de ello, lograr rápidas transformaciones o pérdidas de peso como las que se pueden conseguir en el inicio de una dieta no es algo sencillo. A

¿Por qué se busca bajar la grasa corporal?

La importancia de intentar disminuir la grasa corporal para así mejorar el rendimiento deportivo es una práctica que va asociada a una serie de factores.

Lograr bajar de peso para sentirse más ligero

Las personas con peso menor les resultará más sencillo, cómodo y ligero su transporte. Un peso excesivo va a dificultar el movimiento y esto es aplicable prácticamente en todos los deportes: la escalada, el ciclismo, el atletismo, etc. Todo se vuelve más difícil con un peso de más.

Toque estético

En muchas disciplinas deportivas la estética corporal es fundamental para el deportista. Esto ocurre en algunos deportes como la gimnasia rítmica o el ballet.

Favorecer la relación peso-potencia

Esto es algo muy evidente en por ejemplo en las prácticas de velocidad, como las carreras.

Un punto imprescindible

El peso puede ser fundamental para algunas disciplinas deportivas, en las que se divide por categorías en peso, tales como el judo, el boxeo, el remo, etc.

¿Mientras más delgado mejor?

No en todos los casos es saludable, ni estrictamente necesario esforzarse por lograr un peso corporal y un porcentaje de grasa inferior o igual a la media.

De hecho, muchas veces tener un bajo nivel de grasa corporal, o los métodos que se utilizan para lograrlo, pueden afectar el rendimiento en los deportes, ya que se pueden evidenciar los siguientes aspectos:

  • Una pérdida en la amortiguación. Esto es así porque la grasa tiene algunos efectos aislantes de gran utilidad en el cuerpo. Sirve para  mantener la temperatura corporal y disminuir los riesgos a sufrir de hipotermia en los lugares de baja temperatura.
  • Desequilibrio hormonal. Esto puede ocasionar amenorrea y diferentes complicaciones en el sistema óseo, que puede asociarse a la osteoporosis.
  • Riesgos de sufrir déficits nutricionales que pueden llevar a un riesgo mayor de sufrir lesiones.
  • El placer de comer se pierde, ya que la comida se transforma en un acto obligatorio y muy aburrido. Esto puede afectar el humor, la motivación e incentivar la pereza en los deportistas.
  • Incapacidad y cansancio  para complementar los entrenamientos.
  • Una pérdida excesiva de grasa corporal debilita el sistema inmunitario,  lo que hace que los deportistas se enfermen con mayor frecuencia.
  • Aumentan los riesgos en el desarrollo de trastornos de conducta en cuanto a la alimentación, se pueden ver que adoptan alimentaciones desordenadas y una obsesión con el control calorías.

En definitiva el  cuerpo humano se va adaptando progresivamente a la disminución de las calorías.

Es como si se activará un modo de ahorro, en el que el metabolismo se hace más lento pero se ha de hacer de manera paulatina y siempre controlada por un profesional o de lo contrario podrán aparecer problemas de déficits alimentarios y demás, lo que afectará negativamente al rendimiento.