Quantcast
Saltar al contenido
Marchasyrutas

¿Cómo transportar la bicicleta cómodamente?

26 abril, 2022

No hay excusa para realizar tus rutas o marchas con la bicicleta. Hoy en día, cualquier aficionado al ciclismo tiene la posibilidad de acceder a los lugares más inverosímiles, ya sea con su bicicleta de montaña o de carretera. Y para llegar a ciertos rincones es preciso transportarla en coche, siendo preciso que dicho traslado se haga de una manera lo más segura posible.

Índice

    Los métodos para llevar la bici en el coche

    Hay varias maneras de viajar con nuestra bicicleta en el coche. Al final, la opción que elija el ciclista dependerá de sus necesidades, del espacio del propio vehículo y de la comodidad que le aporte cada sistema. Pero sin lugar a dudas, la más aconsejable es recurriendo a un portabicicletas baratos.

    Introducirla en el interior del coche,  lo más rudimentario

    La opción más sencilla pasa por meterla dentro del vehículo, ya sea desmontada o sin desmontar cuando las dimensiones del mismo nos lo permitan. En algunos casos será preciso abatir los asientos, pero garantizándonos que la carga permanezca estable y no se produzcan oscilaciones durante el viaje.

    En el caso de ir sueltas, pueden llegar a convertirse en proyectiles potencialmente peligrosos en caso de colisión. Por lo tanto, no es precisamente la alternativa más segura. De decantarse por esta posibilidad habría que sujetarla bien con cinchas, tratando de que no sobresalga en exceso de la zona de carga para que no afecte a la visibilidad del conductor.

    La opción más común, el portabicicletas en el techo

    El portabicis en el techo es el clásico, el que llevamos viendo toda la vida en las carreteras. Aunque sea el más extendido no implica que resulte un tanto incómodo, ya que requiere colocar la bicicleta a pulso sobre la parte superior del vehículo.

    Para la instalación de este sistema es preciso disponer de unas barras de techo o de una baca. Dentro de esta modalidad de techo hay distintas variedades. En primer lugar está la opción que nos permite colocar las ruedas hacia arriba sujetando el sillín y el manillar sobre la base. Esta casi en desudo. Otra opción es la que cuenta con un raíl que nos permite apoyar la rueda trasera en la parte de atrás y la delantera, retirando la rueda frontal, se sujetan las punteras de la horquilla.

    Pero de este tipo de portabicicletas la más utilizada es la que consta de un raíl, sobre el que descansan las dos ruedas, y uno o dos brazos que se encargan de sujetar el cuadro.

    El portabicicletas para el portón trasero

    Cada vez se utilizan más, sobre todo por su facilidad de manejo y la sencilla instalación. A través de soportes mecánicos y cinchas, el portabicicletas se agarra al maletero o portón trasero del vehículo, siendo posible transportar hasta cuatro bicicletas.

    Sin embargo, presentan una serie de inconvenientes que no deben pasarse por alto. Son más aparatosos y susceptibles de recibir golpes haciendo maniobras. De ahí que sea preciso desmontarlos una vez que dejemos de darles uso para el transporte de las bicis.

    El soporte deberá llevar incorporado la placa de señalización V20, que advierte al resto de conductores de la presencia de una carga que sobresale por atrás, así como de una tercera matrícula y unas luces.

    La mejor opción, el portabicicletas de bola

    La última propuesta para transportar la bicicleta es el portabicicletas de bola. En anclaje se hace con un soporte específico que envuelve la bola del remolque y no exige soportes adicionales al chasis o la carrocería.

    Es la opción más aconsejable, tanto por comodidad como por seguridad. Entre las ventajas que presenta están las siguientes:

    • Es sencillo de montar y desmontar.
    • Aerodinámicamente es la mejor opción y no influirá en el consumo de combustible.
    • Montaje sencillo de las bicicletas.
    • Facilita la apertura del portón trasero abatiendo el portabicis.
    • Mejor visibilidad trasera para el conductor respecto a la opción de portón.
    • Suele incorporar hueco para la segunda matrícula y pilotos traseros.

    ¿Cuál es la mejor opción?

    Un buen sistema portabicicletas resulta imprescindible para cualquier aficionado al ciclismo. Pero el modelo a escoger dependerá del uso que se le quiera dar. Si solo vamos a utilizarlo de manera esporádica, el de techo puede ser la mejor alternativa.

    En el caso de que apuestes por la seguridad y la comodidad, el de bola es lo más conveniente. Te permite cargar hasta cuatro bicicletas sin ningún tipo de esfuerzo, sin obstaculizar en ningún momento la visibilidad del conductor o de la apertura del portón trasero. Al ser más aerodinámico no implicará un mayor gasto de combustible y las bicicletas no estarán tan desprotegidas como si lo hicieran en el techo.

    En comparación con los portabicicletas de portón, los de bola en ningún momento entran en contacto con la carrocería, solo con la bola de remolque.