Saltar al contenido

El déficit calórico ¿Qué es y cómo controlarlo?

6 noviembre, 2019
déficit calórico

El déficit calórico se define como ‘la falta de calorías, para reducir y mantener un peso equilibrado del cuerpo’. Este método, lo utilizan los ciclistas (o todos los deportistas) para reducir de peso. Lógicamente, al hacerlo, esto trae grandes beneficios, sin embargo también puede ser perjudicial.

Déficit calórico ¿Cómo actúa en el cuerpo?

Al aplicar este procedimiento, la grasa del cuerpo se irá eliminando gradualmente. Por eso, los expertos lo consideran como ‘la clave para perder peso’. Por supuesto, este sistema no se efectúa naturalmente en la persona, se necesita un poco de esfuerzo para lograr el objetivo.

El déficit calórico se trata específicamente de la situación que se encuentra en el organismo de la persona. Con la finalidad de quemar más calorías de las que consume. La energía que exige el cuerpo en forma de calorías, se adquiere de todos los alimentos que se ingieren. No obstante, al consumir más calorías de lo acostumbrado, estas se convertirían en grasa.

Ocurre lo mismo en el caso inverso, al ingerir menos calorías, entonces el cuerpo busca energía en las reservas de grasa del organismo. Esto trae como resultado favorable, una pérdida de peso natural y saludable.

El déficit calórico ¿Qué se necesita para llevarlo a la práctica?

Llevar a la práctica el déficit calórico, es fácil de realizarlo. Muchas personas combinan el ejercicio con una dieta equilibrada, basada en contenido de nivel calórico. La dosis de ejercicio más práctica es mediante el ciclismo.

Desde ese momento se puede calcular las calorías que gasta el cuerpo. Tomando en cuentas las que son quemadas al andar en bicicleta. Una vez calculada, la persona se somete a una dieta con una menor cantidad de calorías bajo la supervisión de un especialista. Para ejemplificar este déficit de calórico, se puede comparar de la siguiente manera:

Si un hombre mantiene en su cuerpo 3000 calorías, y por las diferentes actividades, elimina 400 de ellas, evidentemente perderá peso. Y su cuerpo consumirá 2600 calorías. Ahora bien, si por un tiempo determinado –aproximadamente 2 semanas- el cuerpo sigue consumiendo esas 2600, entonces la condición física del hombre se adaptará a ese promedio.

¿Cómo mantener la estabilidad o aumentar de peso?

El déficit calórico contribuye a reducir el peso. Sin embargo, tomando como base el ejemplo del hombre ya mencionado, se sugiere ingerir la misma cantidad de calorías quemadas. Esto es, para mantener la misma estabilidad de peso.

Ahora bien, para aumentar, se realiza el mismo proceder de forma inversa. La persona debe consumir más calorías de lo habitual. Es importante notar que, el cuerpo es inteligente, y éste no quiere cambiar de peso una vez que está acostumbrado a una cantidad de calorías específicas. Por lo tanto, para aumentar de peso, el consumidor, ingerirá más de lo normal hasta que el cuerpo se adapte.

Esto es lo que en la ciencia llama ‘superávit calórico (o dieta hipercalórica) para aumentar la musculatura y ganar más grasa.

Desventaja de déficit calórico

Como se ha observado, el déficit calórico, es un factor clave para disminuir el peso y mantener la misma cantidad de calorías. No obstante, no siempre ha sido beneficioso, ya que también trae consecuencias secundarias. Porque se corren algunos riesgo, en el cual, muchos ciclistas ya han experimentado.

Pocas personas se atreven a hablar del grave peligro que se corre al querer aplicar las ventajas que se obtiene del déficit calórico. ¿Por qué razón? Por motivo de que perder grasa y peso, requiere ser constante. Por lo tanto, este método no se puede poner en práctica de forma drástica y agresiva para extraer los resultados en poco tiempo. Esta es la principal causa de las graves consecuencias, tales como:

La fatiga

Al querer reducir la ingesta de calorías, se reduce la fuente de energía y por ende, esto puede producir una fatiga. Además, si la dieta que está llevando el deportista no es la más apropiada, éste déficit calórico no solo le prolongará una fatiga, sino consecuencias mayores.

La solución a éste inconveniente es seguir una dieta saludable, que sea equilibrada. De esa manera el cuerpo se adaptará a la ‘nueva costumbre’ y la persona se sentirá de nuevo en buena salud física.

Debilita el sistema inmune

El sistema inmune es el primero en resentirse por un nuevo cambio en el cuerpo cuando no es apropiado. Por ejemplo, cuando un ciclista tiene un entrenamiento en altitud obtienen muchas desventajas. Es decir, si no ejecutan su entrenamiento de forma prudente y gradual, sus defensas bajarán y se exponen a enfermedades.

Con una dieta hipocalórica (es decir cuando se controlan y limitan las calorías para perder peso de forma segura) no se realiza bajo una supervisión, se debilita el sistema inmune. Esto se convertiría de déficit calórico a problemas seguros de salud.

Disminuye la masa muscular y no quema grasas

Al no ser controlada la dieta, la persona podría perder masa muscular y no quemar grasas. ¿Cómo puede ocurrir esto? Si el deportista quema grasas, y es mayor a las que consume, y lo hace regularmente, esto producirá alteraciones graves en el organismo.

Una de esta es el adelgazamiento repentino, es decir, sin frenos. Perderá masa muscular y en casos muy críticos, llevarlo a la muerte. De modo que, el déficit calórico es la más efectiva para perder peso, sin embargo, se recomienda que siempre sea bajo la supervisión de un profesional. De este modo, se evitarán graves consecuencias y mantener una salud buena y equilibrada.

Recomendaciones

déficit calórico

Los deportistas que han tenido experiencia en el déficit calórico, como los ciclistas, intentan no perder más del 1% de la masa corporal en una semana. Y así, mantienen la máxima masa muscular mediante esta recomendación:

  • Incluir una porción de proteínas en cada comida.
  • Obtener información nutricional de los alimentos diarios para poder calcular la cantidad de calorías que se consumen.
  • Establecer un menú saludable, que sea similar en cada día de la semana.
  • Evitar los alimentos procesados (aquellos que son aptos para el consumo inmediato, como galletas, cereales, embutidos, entre otros).

¿Cómo hacer nuestra bicicleta más ligera sin gastar dinero?