Eligiendo una bici de montaña, ¿qué tener en cuenta?

Tienes claro que quieres embarcarte en el mundo de las rutas en bici y que para ello necesitas una bicicleta de montaña en condiciones. Vas a la tienda y ¡sorpresa! Un número infinito de bicicletas de todas las formas y colores, cada una con unas características que poco más y podrían pasar por las de una moto, ¿qué hacer ante semejante cuadro?

Aunque pueda parecer una experiencia algo agobiante, todos los amantes de las bicis hemos comenzado por ese punto, porque al final nadie nace sabiendo. Lo bueno, es que como precisamente sabemos lo que se siente, hemos decidido contarte algunos trucos para elegir una bici buena que se adapte a lo que necesitas.

Incluso si ya hace tiempo que te iniciaste y ya eres todo un experto, quédate y échale un vistazo a lo que te contamos, puede que algo te sirva de cara a futuras compras 😊

Comenzando por lo básico: ¿Qué modalidad vas a practicar?

No, nos vale ir a por él “yo quiero hacer de todo”, puesto que probablemente el estilo de ciclismo de montaña que practiques tenga una serie de patrones habituales. En esta ocasión vamos a centrarnos en una modalidad de pasatiempo para poder acotar la información.

Si estás empezando, lo ideal es que te quites de complejidades y apuestes por una Cross-Country XC o una bici de Trail. Su manejo es muy sencillo y, por su suspensión, hace las subidas más cómodas, así que podrás familiarizarte con ella sin desviar la atención de las maravillosas vistas de montaña.

En el caso de que lleves tiempo practicando ciclismo y te guste meterle caña a las rutas, es probable que te vaya bien con una downhill o bici de descenso. El punto positivo de estas bicis es que son muy resistentes, al estar destinadas a soportar un castigo extremo durante descensos a altas velocidades. El punto negativo, es que pueden rondar los 20 kg de peso y son algo incómodas, además de ser más caras que las bicis de inicio. Eso sí, si además de vivir el hobby te planteas dedicarte a la competición, sí o sí necesitarás una bici de este tipo.

La bici debe ser apta a tu tamaño

Para bien o para mal, cada persona tiene una constitución corporal y esto influye en el momento de elegir bici. Si una bici es demasiado grande o pequeña, su manejo será más complicado, habrá más riesgos de caídas y lesiones por sobreesfuerzo y, en definitiva, la compra habrá resultado ser una mala-compra.

Las tallas de bici pueden variar en función de la marca, pero el truco para hacer el cálculo bien consiste en tomar la medida de la distancia de la base a la altura del tubo del cuadro vertical o, lo que es lo mismo, la medida desde el suelo hasta la entrepierna. En la sección de bicis de montaña de Bikestocks podrás encontrar bicis de tamaño S, M y L que se adecúan al tamaño de cada persona.

Frena, que vienen curvas

Si algo es esencial en el ciclismo de montaña es la calidad de los frenos. Los frenos han de ser efectivos y seguros. Aunque por lo general las bicis suelen llevar frenos v-brake, se pueden dar complicaciones en el momento de las bajadas, por lo que es más seguro apostar por los frenos de disco.

En el caso de estos últimos, es posible encontrar tanto frenos de disco metálicos como hidráulicos, aunque los hidráulicos son más recomendables debido a su suavidad de frenado y no requerir fuerza extra.

Otros detalles a tener en cuenta

Aunque con estos detalles puedes ir haciéndote una idea de cómo elegir bici, es importante que consideres también el tema de la suspensión y es que esta variará en función del terreno que vayas a frecuentar.

Puedes elegir entre suspensiones de resorte, que son las que suelen llevar las bicicletas básicas, y de aire, que son las que encontrarás conforme vaya aumentando la gama. Aunque ambas opciones funcionan bien, la suspensión de aire cuenta con una configuración más compleja que la de resorte, que solo permite bloquear y abrir el sistema de suspensión.

Si te vas a centrar en subidas y terrenos planos, bastará con suspensión delantera; si vas a ir por terrenos con muchos desniveles, lo ideal es que te decantes por la doble suspensión.

Ten en cuenta que el ciclismo de montaña requiere una inversión inicial, por lo que merece la pena apostar por un equipo que dure bastante. Aunque el precio de la bici varía en función de la calidad de los componentes, una bici de inicio no tiene por qué irse demasiado de presupuesto. Lo ideal es que apuestes por algo que no sea muy complejo y que garantice tu seguridad. En este sentido, siempre insistiremos en que es bueno que revises bien los distintos tipos de marcas disponibles y te animes a leer reviews de otros ciclistas para valorar el balance calidad-precio.

Esperamos que esta información te haya servido de ayuda. ¿Habías comprado con anterioridad una bici de montaña? ¿Qué recomendaciones les darías a otros aficionados?

Jesus Roldan

Copywriter con experiencia y conocimiento en el mundo del ciclismo y sus diferentes variantes.

ENTRADAS RELACIONADAS

Subir