Quantcast
Saltar al contenido
Marchasyrutas
MTB

Tipos de grasas para los rodamientos y juntas de la bicicleta

18 julio, 2022
Tipos de grasas para los rodamientos y juntas de la bicicleta 1
Índice

    Tipos de grasas

    Para un correcto funcionamiento de todas las partes de nuestra bicicleta es importante engrasar cada cierto tiempo los rodamientos y las juntas. Este engrase además de alargar la vida útil de los componentes, también hará que la bicicleta vaya más fina y sin crujidos. En el mercado vamos a encontrar varios tipos de grasas.

    Cada grasa, según su composición, va a estar indicada para una parte concreta de la bicicleta. No todas valen para todo. 

    Grasas con teflón

    Este tipo de grasa lleva como aditivo teflón. El teflón, además de aislar de la humedad tiene otra función muy importante, la de disminuir la fricción.

    Estas dos características hacen que este tipo de grasa se utilicé principalmente entre componentes con una gran superficie de contacto. Es la grasa indicada para utilizarla en los pivotes de las bicicletas de doble suspensión, o entre la potencia y la horquilla.

    Pasta o grasa de montaje

    Este tipo de grasa se utiliza sobre todo para aquellos rodamientos que van embutidos dentro de la bicicleta. Es una grasa muy utilizada para los rodamientos de los bujes de las ruedas.

    Esta grasa va a crear una unión muy fuerte entre el rodamiento y el buje de las ruedas. Los lubricantes utilizados en los sistemas de acoplamiento de trinquete o pivote suelen ser de menor densidad para no formar una pasta que interfiera con el funcionamiento de pequeños componentes en el sistema de referencia. Marcas como DT Swiss tienen grasas del sistema «Ratchet», o Mavic utiliza un aceite muy ligero, no una grasa, para el trinquete. Lo mejor que puedes hacer antes de lubricar el núcleo de tu bicicleta es que además de una limpieza a fondo, consulta con el fabricante el tipo de grasa que recomiendan.

    Pasta o grasa de fricción

    Esta grasa tiene una serie de componentes que hacen que no sea necesario un apriete muy fuerte entre dos componentes. Esta grasa es la indicada por ejemplo para echar en la tija, justo donde va a hacer fuerza la abrazadera.

    De esta manera no habrá que apretar la abrazadera en exceso y estaremos protegiendo tanto la tija como el cuadro de la bicicleta. 

    Grasas de litio

    Este tipo de grasa es la recomendable en aquellos rodamientos que van realizando un giro constante y continuado, por ejemplo los del eje pedalier.

    Los componentes de esta grasa van a formar una película que va a favorecer el giro de dichos rodamientos. 

    Fuente vídeo: GCN en Español

    Otras Grasas

    Además de las grasas principales que mencionamos en detalle, existen otros tipos que se utilizan en menor medida, pero no menos importantes. Por otro lado, tenemos una grasa para usar en frenos de disco, que se aplica en áreas como las arandelas de pistón en la pinza o en el tubo que conecta la manguera a la palanca después de cortar el tubo. Los pistones y los sellos son puntos importantes que necesitan lubricación durante el mantenimiento y los frenos de disco de purga se han utilizado durante varios años.

    Por otro lado, la grasa de suspensión se usa durante el mantenimiento de la horquilla y los amortiguadores y, a menudo, se aplica en el área de la junta para mejorar el anillo de sellado y reducir la fricción de la barra durante el movimiento de la suspensión. focas; .

    Otra grasa para recordar específicamente para las conexiones de baterías de bicicletas eléctricas, esta grasa, con base de silicona, ayuda a prevenir la corrosión de los tacos y mejora su protección contra el agua y la humedad. Es una grasa aislante que mantiene un campo eléctrico y no pasa electricidad a través de ella como aislante.

    ¿Tutorial para engrasar la cadena de una bici?

    Lo primero y no menos importante que hay que tomar en cuenta es que hay que llevarlo a cabo horas antes de salir. Si nos acordamos dos minutos antes de ponernos el casco, la mayoría de la cera o del aceite se perderá, porque no va a existir ocasión de lubricar los bulones de la cadena, que es lo que genera ese sonido repugnante cuando una cadena va sin lubricar o cuando transporta muchas impurezas. Un buen engrase extiende la vida de la cadena y del casete del piñón. Y de esta manera evitamos los costos que tienen en este momento algunos piñones.

    A tener en cuenta

    Al regresar de una ruta con la bicicleta laves o no la bici dedica algo de tiempo a pasar un trapo sucio por la cadena, existen unos cepillos especiales para esto. Después engrasa de la siguiente manera: Es importante encerar la parte de arriba de la cadena, dando unas vueltas a la biela, y después haces lo mismo con la parte de debajo de esta manera se impregna bien los dos lados.

    Si eres de los más exquisitos, puedes dar vueltas a la cadena poniendo dos dedos en la parte de arriba e inferior de la cadena y dando un suave masaje con los dedos a la misma te vas a asegurar de que se distribuya de forma regular y que se introduzca perfectamente en los bulones, que es la región que debe estar mejor engrasada. La virtud de llevar una cadena bien lubricada es colosal. Cuanto menor rozamiento tenga la transmisión más grande va a ser nuestro desempeño. Existen otro tipo de engrases, por ejemplo (rodamientos, casquillos de las partes móviles de una bici doble) el consejo es que lo llevéis al taller de bicicletas de confianza, donde un mecánico va a poder apreciar si es requisito su engrase o suplencia.

    Como las partes de una bici son estancas a presión atmosférica (pero no a la presión de una hidrolimpiadora), el engrase de estas zonas no tiende a ser primordial salvo que tenga holgura y necesito apretar o sustituir, en cuyo caso es preferible que lo llevéis a reparar. Esto suele pasar con alguna continuidad sobre todo en el eje pedalier y de vez en cuando en las direcciones, bien por la utilización, o por lavados con máquinas de agua a alta presión.