Saltar al contenido

¿La altura del sillín tiene relación con el dolor en las rodillas?

3 febrero, 2019
altura del sillín

Aunque en un principio podamos no asociarlo, lo cierto es que la altura del sillín de la bici es de suma importancia para evitar, entre otras cosas, dolores en las rodillas, por lo que es lo principal que se debe ajustar cuando se adquiere una bicicleta nueva.

De un adecuado ajuste de la altura del sillín, se ligan una serie de factores, entre los cuales se puede destacar uno de los males más frecuentes en los ciclistas, el dolor en las rodillas.  

Sin existir ningún problema físico en las rodillas y a pesar de ello se presentan dolores frecuentes en las rodillas, tras los entrenamientos o simplemente al dar unas vueltas en la bici, seguramente el origen de este problema es la altura incorrecta del sillín. Puede que se encuentre muy arriba o muy abajo, pero en la posición correcta no está.

¿Por qué es importante un buen ajuste del sillín?

El ajuste del sillín es la causa más frecuente de las molestias dolorosas en las rodillas de los ciclistas, por ello traemos algunos datos de utilidad para evitar dicho problema.

Se trata de una de las medidas de mayor importancia en los ajustes biomecánicos de las bicicletas. La adecuada posición que adopte el sillín ayuda a que el proceso de pedaleo sea realizado de la manera más confortable y eficiente posible, sin subir de sobrecargas en el sistema muscular y articular, que se relacionan en cada movimiento que el ciclista realiza.

Por ello si el sillín se lleva en la altura inadecuada, sea por encima o por debajo, en relación con las características físicas de cada individuo,  el rendimiento físico no será el mismo y se empezaran a notar los diferentes dolores, principalmente el dolor de rodillas, tanto en la parte posterior, como en la anterior.

A pesar de que solo con estudios de biomecánica se puede asegurar un ajuste adecuado y preciso que contenga las medidas de cada individuo en relación con la bicicleta, una incorrecta altura en el sillín suele provocar un intenso y molesto dolor en las rodillas que es muy fácil de reconocer, si se tiene en cuenta la zona donde se produce el dolor o la molestia.

De manera básica o general, si las molestias se presentan en la zona anterior de las rodillas, se debe a que el sillín se encuentra por debajo de la medida adecuada, mientras que si las molestias suelen aparecer en la zona posterior o trasera de las rodillas, significa que el sillín se encuentra a una altura muy superior a la adecuada.

La manera que el ciclista tiene de pedalear puede además dar alguna pista de si el sillín tiene o no la posición correcta. Si el ciclista suele pedalear siempre sentado y muy cerca de la parte de atrás del asiento, la altura suele estar por debajo de lo idóneo, ya que el individuo busca moverse hacia la parte de atrás del  asiento buscando alejarse un poco de los pedales.

Si  ocurre los contrario, es decir, el ciclista pedalea buscando en todo momento la parte delantera del sillín, por lo general es que la altura del sillín se encuentra por encima de los ideal, ya que de forma muy natural el ciclista va a adelantar el cuerpo buscando una cercanía con los pedales.

Fácil ajuste de la altura del sillín

Ajustar el sillín en la altura correcta no es tan complicado, solo se requiere de algunos elementos y paciencia para llevar a cabo el proceso.

Elementos necesarios

  • Un libro o una revista, de gran utilidad para la medición de la entrepierna.
  • Un lápiz o bolígrafo, necesario para marcar la longitud de la entrepierna.
  • Distintas llaves Allen para movilizar el sillín.
  • Un metro o cinta métrica, para ajustar la medida correcta.
  • Un nivel o una aplicación en el móvil que cumpla la función.

¿Qué hacer?

Como ya se mencionó, lo ideal sería realizar un estudio biomecánica, pero de esta manera se puede ajustar correctamente el sillín y evitar los dolores en las rodillas.

Lo primero que se debe saber es que el ajuste se hará teniendo en cuenta la longitud de las piernas o de la entrepierna.

Se retiran las zapatillas, y se va a tomar la medida con la espalda recta pegada a la pared, colocando un libro para apoyarse, este servirá de escuadra, justamente colocado en el perineo y contra la pared.

Se hace la marca en la pared con el lápiz y se mide la parte de adelante hacia el suelo. Se coge la medida de la pierna, siempre en centímetros y se multiplica por 0,885, de esta forma se obtiene la altura del sillín, la medida se toma desde la parte central del pedalier.

Tras tener el resultado se debe hacer la prueba rodando en la bici, es la única manera de comprobar si el procedimiento se ha realizado de la manera correcta o si requiere de un ajuste adicional.