Saltar al contenido

Las grasas: lo bueno, lo malo y lo feo para la alimentación de un ciclista

11 mayo, 2019
www.marchasyrutas.es

Cuando tomamos la decisión de iniciar alguna actividad deportiva o recreativa, y nos comprometemos incluso con la alimentación, puede que hallas muchas dudas y mitos a los que estamos expuestos. Pero, tal vez uno de las mayores incógnitas es todo lo relacionado con las grasas; sin embargo, al igual que todo, en las generalidades del tema en las grasas no todo es malo, y claro que no todo es bueno. Por lo cual, ahora abriremos un apartado para comentar sobre este interesante tema.

Qué beneficios ofrece el consumo de grasas buenas

En el papel, hay mucha confusión alrededor de las grasas, su repercusión en la salud, y la cantidad necesaria que se debe consumir. Pero atendiendo al mayor mito sobre la grasa, de que su consumo sólo produce el ganar peso (o engordar), según algunos estudios recientes han podido demostrar que, en muchos casos, personas que llevaban una dieta alta en grasas y bajas en carbohidratos lograron perder mayor peso en comparación con aquellas personas que buscaban alternativas alimentarias altas en carbohidratos y bajas en grasa.

Ahora bien, una forma de comprender del por qué la razón de este tipo de estudios, hay que conocer que, en lugar de limitar el consumo de grasas, hay que seleccionar cuales son la mejores y la importancia que tienen en la salud.

Así, las grasas permiten a nuestro organismo el poder absorber de mejor forma los nutrientes solubles (principalmente vitaminas como la A, D, K y E). También, en el contenido de los ácidos grasos se cuentan con propiedades esenciales para la estructura de las paredes celulares, junto a ciertas propiedades anti-inflamatorias (ideal para la práctica deportiva).

De igual forma, las grasas son una rica fuente de energía; el combustible que se necesita para impulsar el cuerpo. Entre tanto, puede ayudar a contener el colesterol, en un proceso esencial para una óptima producción de hormonas.

Al final, algunas de las consecuencias que podrías llegar a percibir, por la falta de consumo de grasas buenas, son piel y cabello seco, episodios crónicos de inflamación, desequilibrio hormonal y en general se vincula al bajo estado de ánimo.

Cuáles son las grasas buenas y malas

Ahora que ya hemos conocido acerca de los efectos positivos de las grasas buenas en el organismo, es momento de conocer cuáles son los tipos de grasas existentes y sus efectos buenos o malos.

Hay una gran cantidad de grasas que actúan de distintas formas en el cuerpo, aunque los principales tipos de grasas son aquellas denominadas como polisaturadas, monosaturadas, saturadas y trans.

En particular, las grasas más importantes y que deberíamos de suministrar en nuestra alimentación son monosaturas y polisaturas (en especial, las polisaturadas son de gran importancia para el organismo). De este tipo de grasas, el Omega 3 y el Omega 6 son parte fundamental en la dieta de un deportista para ayudar en la regulación del proceso inflamatorio (incluso, en la mayoría de dietas regulares es común la falta de consumo de ácido graso Omega 3, algo imperdonable como ciclista, ya que son importante para el proceso anti-flamatorio).

Con relación a las grasas saturadas todavía hay muchas incógnitas al respecto; y es que, si bien este tipo de grasas pueden ser perjudiciales para la salud, también se ha demostrado que algunas de estas clases de grasas (como las del aceite de coco) pueden ser beneficiosas. Pero mientras se debate y resuelven todas las preguntas a su alrededor, se sugiere un consumo no mayor al 7,8% en relación al consumo total requerido de grasas para el organismo.

Finalmente, las grasas que debería de ser erradicadas de tu dieta son las Trans, incluso su constante consumo puede provocar cáncer. Por lo tanto, cualquier tipo de alimento que integre grasas Trans en su composición debería de ser evitado por completo (aún si no eres deportista).

Fuentes de grasas buenas y malas

Por último, aquí te dejamos algunas sugerencias de fuentes de grasas buenas y malas que podrías adaptar o eliminar de tu dieta.

Fuentes de grasa buenas: Mantequilla orgánica, aguacate, pescado y aceite de pescado, aceite de linaza, nueces y semillas, huevos, semillas de chía, aceite de coco y carne orgánica (aquella que ha sido alimentada con pasto).

Fuentes de grasa mala: Carnes que son alimentadas por cereales, margarina, carnes procesadas, y claro está que los pasteles y galletas envasados.

De tal forma, te invitamos que, en lugar de temer por el consumo de grasa, conozcas sus beneficios y los integres a tu alimentación diaria de forma inteligente.

En MerKaBici puedes hallar una gran selección de complementos nutrimentales para la práctica ciclista, por lo cual te sugerimos consultar las ofertas que son publicadas por tiendas y particulares.

Imágenes de tumblr.com