Saltar al contenido

Los puertos de la Vuelta: el Collado de Hoz

6 agosto, 2014

Hay espacios en el mundo del ciclismo que tienen un aura especial desde que en ellos se libró, hace muchos años, una batalla que ha quedado en la retina de los aficionados. Sitios donde no importa tanto la dureza de sus ramas como el aroma especial que desprenden. Desde hace unos años un pequeño puerto cántabro, el Collado de Hoz, ha pasado a formar parte de las filas de esos lugares, merced a un ataque furibundo que permitió a Alberto Contador vencer allí en la edición de 2013 de la Vuelta a España, en una etapa que rindió final en Fuente Dé.

 

Hoy este puerto tiene un triple interés para el aficionado: de un lado recordar la gesta de Alberto, de otro rememorarlo de cara a su ascensión en la próxima Vuelta a España, en el marco de la etapa que concluye en la dura Camperona (donde su incidencia puede ser bastante grande, ya que enlaza posteriormente con el largo y duro Puerto de San Glorio antes de afrontar muchos kilómetros después el muro final; y por último fijarse bien en uno de los puntos decisivos de la popular marcha Los 10000 del Soplao, que cada año asciende por donde bajarán los ciclistas este mes de septiembre.

 

La subida empieza en el pueblo de Sobrelapeña, concretamente a las afueras del mismo en el puente que hay sobre el río Lamasón, al pie de otro alto bien conocido en el mundo del ciclismo, como es el Collado de Ozalba.

 

El puerto está bien dividido en tres tramos, separados entre sí por unos pocos metros de llano. El primero es hasta el pueblo de La Fuente, y cubre tras kilómetros bastante suaves donde en ningún momento se supera el cinco por ciento, y que permitirá al ciclista ir calentando las piernas. El magnífico firme ayudará al rodar, y una panorámica majestuosa hará aun más sencillo exprimirnos para llegar arriba.

 

Después de un par de cintos de metros de llano llega el segundo tramo de puerto, el más duro, casi kilómetro y medio al 10 por ciento de media, con rampas de hasta el trece, y una dureza muy sostenida. Fue en este tramo done Alberto Contador atacó con todo para llevarse la Vuelta de 2012. Exprimirnos será necesario, pues, en estas rampas, aunque por poco tiempo, ya que después llega casi medio kilómetro de llano que nos permitirá retomar el resuello.

 

De allí hasta la cima otro tramo bastante duro de casi dos kilómetros al ocho por ciento de media, con rampas sueltas del 10 y un recorrido que serpentea por pastos altos de montaña y empieza a abrirse a la zona de Liébana y los Picos de Europa.

 

Pêrfil según recorridosciclistascantabria.blogspot

La cima del Collado de Hoz se encuentra a 663 metros y desde ella hay una imponente vista que aun puede ser más espectacular si se recorren algunos cientos de metros por un camino sin asfaltar hasta llegar a la llamada Bolera de los Moros, literalmente suspendida sobre el Desfiladero de la Hermida. Un puerto que sin duda está cargado de alicientes.

 

EL precioso mirador de la Bolera de los Moros
EL precioso mirador de la Bolera de los Moros