Saltar al contenido
MTB

Pastillas de frenos en bici de montaña, ¿orgánicas o metálicas?

7 agosto, 2019

No hace falta decir que los frenos están entre los componentes más importantes de la bicicleta.

Por lo tanto, las pastillas de freno también son partes cruciales, ya que desempeñan un papel muy importante en la eficacia del sistema de frenos, especialmente en condiciones de humedad.

¿Por qué son importantes las pastillas de freno en una bici?

Todas las pastillas de freno se consideran un “componente consumible”, lo que significa que se desgastarán con el tiempo y deberán ser reemplazadas.

Las pastillas de freno viejas o desgastadas no funcionarán correctamente, por lo que se compromete la seguridad, o incluso pueden causar daños a tu bicicleta, por lo que vale la pena conocer tus pastillas de freno y revisarlas regularmente para ver si están desgastadas.

Las bicicletas de montaña mayormente vienen con frenos de disco, estas utilizan un disco circular de metal montado en el eje de la rueda.

Este disco gira a través de un calibrador, que contiene las pastillas de freno. Al apretar la palanca del freno, se presionan las pastillas al rotor, y la fricción resultante disminuye la velocidad de la bicicleta.

Cuando tus pastillas de freno están gastadas más allá de cierto punto, puede haber surcos de desgaste u otros indicadores para saber que ha llegado el momento, es hora de invertir en un nuevo conjunto.

Sin embargo, para reemplazarlas, deberás tener en cuenta el tipo de frenos que estás utilizando, así como factores adicionales que incluyen las condiciones de conducción, el tipo de llanta (si utiliza frenos de llanta) y el fabricante de los frenos.

Después de esto, la elección es entre los dos tipos principales de pastillas: orgánicas o metálicas.

Pastillas de freno orgánicas para bicis

Las pastillas de freno orgánicas, también conocidas como pastillas de “resina”, están hechas de una cerámica de alta densidad y tienen un compuesto más suave que las pastillas sinterizadas metálicas.

Este tipo de pastillas son las que proporcionarán mayor frenado, además de que su capacidad para disipar la temperatura es mejor y por lo tanto no se van a sobrecalentar tan rápido como los frenso metálicos, lo único es que se desgastan más rápido.

Estas pastillas de freno son ideales para los ciclistas que utilizan los frenos con bastante regularidad al andar, como aquellos que son ciclistas de descenso o enduro, si eres uno de ellos entonces es recomendable que adquieras este tipo de pastillas.

Cuidado: Deberás llevar un recambio de pastillas si la ruta es muy larga o en condición lluviosa donde puede haber barro, ya que se desgastan aún más rápido en estas condiciones que en las normales.

Pastillas de freno metálicas

Están hechas de un compuesto con contenido de metal agregado, generalmente virutas de cobre.

Para hacer una comparación importante, estas pastillas serían como los neumáticos duros empleados en fórmula 1, siendo los que menos agarran pero los que más cantidad de vueltas permiten dar al piloto.

Funciona de manera semejante con estas pastillas, que se desgastan mucho más lento que las pastillas orgánicas, sin embargo, su potencia de frenado es menor y se sobrecalientan con mayor facilidad.

Son ideales para rutas donde no se requiere el exceso de frenado, o el ciclista no lo utilice demasiado, ya que durarán más tiempo y eso significa un ahorro de euros. Ideales para los climas o rutas húmedas.    

Incluiremos también aquí las pastillas semimetálicas, que en el caso de bicicleta de montaña se sobrecalienta menos en comparación a las metálicas, sólo que se desgastan más rápido. Eso las hace ideales para aquellas rutas donde se debe utilizar el freno, pero no de manera exhaustiva.

Independientemente de que elijas una o la otra, las pastillas de freno de disco de MTB se venden en pares, con un par de ajuste en una sola pinza de freno (normalmente cada par también incluye un resorte de retención de reemplazo que es necesario para mantener las pastillas en su lugar).

La mayoría están diseñados para adaptarse a calibradores específicos, por lo que deberás comprar un par que sea compatible con la marca y el modelo de tu sistema / pinza de freno.

¿Cuándo es necesario cambiar las patillas de freno?

En general, si hay menos de 1,5 mm de superficie de frenado en las pastillas de tu disco, es hora de reemplazarlo.

Por lo general, cambiar las pastillas es un trabajo bastante simple que se puede hacer en casa: no te preocupes, puedes consultar en YouTube o el sitio web del fabricante de los frenos para ver un tutorial, hay muchos de ellos.

También vale la pena tener en cuenta que las pastillas nuevas deberán estar “empotradas”. Esto significa pasar unos minutos frenando con fuerza (en un entorno seguro y sin tráfico) para colocar una capa delgada de película de transferencia sobre la superficie del rotor. Los frenos correctamente instalados asegurarán un frenado más suave en la línea y minimizarán las vibraciones de los frenos.