Saltar al contenido

Potencia en ángulo positivo o negativo

11 septiembre, 2019

La potencia de la bicicleta corresponde a una pieza unida al cuadro de la bicicleta con el manillar, lo que le convierte en un componente de importancia.

Esto es así porque el ángulo de la potencia junto a otros parámetros como su altura, avance y la altura del sillín modificarán la postura que tiene el ciclista sobre la bicicleta.  

Esto puede ser con una postura hacia adelante, una potencia invertida, o hacia atrás, una potencia elevada.  

¿En qué consiste  la potencia en ángulo positivo o negativo?

Muchas personas solamente ven que un competidor de ciclismo utiliza la potencia montada en ángulo negativo e inmediatamente quieren montar la potencia de su bicicleta de la misma forma aún cuando no entiendan nada sobre la geometría de la bicicleta.

Pero hay una razón para que los profesionales del ciclismo lo utilicen así, por lo tanto para tener un correcto posicionamiento debes conocer primero para qué sirve una potencia invertida y en qué se diferencia con una potencia con ángulo en positivo.

La potencia es una pieza fundamental para el diseño de la bicicleta, dotándola de personalidad y estilo que van con cada ciclista, son como un sello.

Pueden variar en los materiales de los cuales están fabricadas cambiando su peso y resistencia, lo que implica que algunas potencias de bicicleta de montaña o de carretera sean de aluminio mientras que otras son de fibra de carbono.   

¿Para qué sirve el tipo de potencia?

El tipo de potencia determina la altura del manillar, así como el ángulo de inclinación, que influyen circunstancialmente en el rendimiento y la comodidad.

Primero se debe tener en cuenta la longitud, que para las bicicletas convencionales va de 70 a 130 mm, mientras que una potencia más larga aporta la facilidad del control en las subidas.

Una posición más aerodinámica y mejor transmisión de potencia al pedalear. Por el contrario, una tracción corta aporta mejor control y una posición relajada de mayor seguridad en las bajadas.

A su vez, mayormente en los modelos de bicicletas las potencias pueden ir montadas en dos posiciones, normal o invertida, dependiendo de la bicicleta y el ángulo de potencia.

De este modo se posiciona el manillar a una altura menor o mayor de acuerdo a las necesidades específicas de cada ciclista. El rango de inclinación suele ir de los +6º a +17º en función del modelo de la potencia.

Ya que existen ángulo de funcionamiento ideales para las articulaciones como la rodilla, cadera, hombros, y más; lo mejor para un ciclista determinado que se toma en serio el deporte es pedalear acorde a sus márgenes personales para mejorar el rendimiento y evitar las lesiones.

Por la misma razón conviene someterse a un estudio biomecánico donde se analizan la altura del sillín, la distancia hasta el manillar, así como la altura de la potencia, ajuste de las calas, y demás aspectos geométricos, así como la flexibilidad de las piernas.

Todo ello para finalmente establecer estos parámetros acorde a la comodidad del ciclista, cómo deben funcionar cada uno y aplicarlo a la bicicleta. Nada mejor que una bicicleta personalizada acorde a la comodidad de cada aspecto propio.

Cómo seleccionar la potencia

Entonces, una vez conociendo estos aspectos es posible seleccionar una potencia. La montada con un ángulo en negativo lo que busca es una posición aerodinámica en el manillar y adelantar el peso del ciclista, todo esto mejora el rendimiento. Esto puede hacer la diferencia entre ganar o perder una carrera importante.

Por el contrario, una potencia de bicicleta montada en ángulo positivo permite una postura más relajada sobre la bicicleta, retardando el peso corporal y por lo tanto se obtiene una posición cómoda al andar, es mejor para pasear e ir de ruta.   

El ángulo en negativo también consigue bajar un poco las manos, lo que ayuda en las subidas y a la distribución del peso, siendo la bicicleta más “nerviosa”, es decir, más inestable, pero tan buena para las bajadas.

Con el ángulo de la potencia en positivo las manos van más elevadas, por lo tanto es más estable de manejar, sólo que en las subidas la dirección se complicarán y la rueda delantera podría elevarse resultando en un riesgo.

En el ciclismo de montaña la elección entre uno y otro se complica ya que el ciclista no va en una misma posición todo el recorrido.

Sin embargo, tiene que ver con una elección personal de preferencia ya que ambos podrían funcionar.

Un ángulo en positivo es ideal para ir más erguidos y cómodos, mientras que si te interesa más favorecer la aerodinámica entonces ir más plegado es la solución, conviniendo una potencia hacia abajo.

Diferentes formas de ajustar la altura del sillín de la bicicleta