Saltar al contenido

Proteínas y ciclismo

10 enero, 2018
www.marchasyrutas.es

Son muchos los aspectos que todo ciclista debe cuidar para llevar una vida saludable y que por ende pueda rendir tanto en los entrenamientos como en las competiciones (en el caso profesional), e incluso si tomamos el ciclismo como una alternativa deportiva. Es por ello que primordialmente, todo ciclista debe cuidar que puede o no puede comer y sobre todo cuantas cantidades de un determinado alimento puede optar por consumir, además de conocer los beneficios que para su vida puede traerle; por lo tanto, entre muchas cosas cualquier deportista debe prestar mucha atención al consumo de proteínas.

Expertos aseguran que el consumo de proteínas aporta significativamente el combustible necesario a los músculos y por lo tanto, garantiza mantener un nivel de glucosa adecuado en la sangre lo que puede evitar graves problemas para cualquier ciclista. Además, el consumir proteínas después del ejercicio o de un recorrido ayuda a aumentar la formación del cuerpo, logrando así que se originen proteínas musculares.

De igual forma, la ingesta de proteínas es un apoyo fundamental al rendimiento físico y cuidado de la masa muscular de un ciclista por lo que lo más recomendable es consumirlas después de un entrenamiento fuerte para poder lograr una recuperación más rápida y eficaz. Así, las fuentes de proteínas que aportan una mayor cantidad de aminoácidos son la leche, los huevos, carne, pescado y pollo, sin embargo, a la hora de consumir alguno de estos alimentos es importante acudir a un especialista que nos indique las cantidades exactas que debemos consumir para mantener un equilibrio en nuestra salud y por ende, en el estado físico.

En base a los anteriores alimentos, lo que más se recomienda consumir por ejemplo, es alrededor de 800 ml de leche, de 4 a 6 huevos o 175 gramos de carne, pollo o en su defecto pescado lo cual se debe hacer en diferentes momentos del día, es decir, en el desayuno, en el almuerzo o en la cena.images

Debemos tener en cuenta que el momento más ideal para el consumo de proteínas es una hora después el entrenamiento o competición y para ello el ciclista debe tener siempre a su mano una fuente proteica para que cumpla con todas las recomendaciones que lo ayudaran a mantener su salud y rendimiento en niveles estables y recomendados.

En definitiva, el consumo de proteínas es un tema de gran relevancia dentro del ciclismo por lo que se hace necesario contar con la asesoría necesaria para consumir las cantidades adecuadas y finalmente, responder a todas las exigencias propias de este deporte tanto a nivel profesional como a nivel amateur.