Quantcast
Saltar al contenido
Marchasyrutas

Rehabilitación de tendinitis rotuliana en el ciclista

21 junio, 2022
Rehabilitación de tendinitis rotuliana en el ciclista

El ciclismo es uno de los deportes menos lesivos que se pueden practicar. El principal peligro al que se enfrentan los ciclistas son las caídas, que pueden generar lesiones traumáticas, siendo la fractura de la clavícula una de las más habituales. También es cierto que aquellas personas que no lo practican de manera profesional tienen un menor riesgo de sufrir alguna caída, puesto que no tienen que rodar en un pelotón numeroso en el que apenas hay margen de maniobra ante cualquier imprevisto. Los no profesionales desarrollan una velocidad menor en la bicicleta, por lo que en caso de sufrir una caída el daño será menor. En cualquier caso, cualquier persona que monte en bicicleta debe llevar el casco y unos guantes para evitar laceraciones en el hipotético caso de irse al suelo.

Índice

    La tendinitis rotuliana

    Una de las lesiones que puede afectar a los ciclistas es la tendinitis rotuliana. Una dolencia que afecta al tendón rotuliano, una articulación con una longitud de entre 3 y 5 centímetros y con una anchura de un par de centímetros. La función de este tendón es transmitir a la rodilla la fuerza de la flexión del cuádriceps y aportar estabilidad durante movimientos como los saltos, las carreras o el caminar. Otra de sus funciones es la de absorber la fuerza de reacción, por eso cuando saltamos, sufren las rodillas porque es el tendón rotuliano el que recibe la fuerza de ese impacto.

    La tendinitis rotuliana es fácilmente identificable porque acostumbra a generar dolor o bien en el punto en el que el tendón se inserta en la parte baja de la rótula o bien en el punto en el que se inserta en la parte superior de la tibia.

    Su origen suele estar asociado a un exceso de carga de trabajo. Huelga decir que cada persona tiene una capacidad de carga diferente que, además, se puede entrenar y mejorar. Aunque eso mismo también puede generar que se sobrecargue en exceso.

    Para curar y rehabilitar una tendinitis rotuliana hay una serie de cosas que se pueden hacer:

    • Detecta las causas de tu tendinopatía: saber cuál es la causa de tu tendinitis es el primer paso para sanarla. Tu dolor de rodilla puede deberse, por ejemplo, a algo tan sencillo como que no estás utilizando el calzado adecuado. Cuando conozcas la causa, podrás actuar en consecuencia sobre ella.
    • Realizar ejercicios excéntricos: este tipo de ejercicios son todos aquellos en los que la musculatura se contrae y se estira. Para rehabilitar esta tendinopatía puedes realizar ejercicios como flexiones de rodilla, excéntrico de cuádriceps con cincha, reprogramaciones de cuádriceps, isométricos contra la pared o la marcha en split o zancadas. Tienes a tu disposición material de fisioterapia con el que podrás realizar los ejercicios por tu cuenta.
    • Pedaleo correcto: la técnica del pedaleo puede ser la causante de tu afección. Para hacer gala de una técnica correcta es fundamental configurar la bicicleta de tal manera que todo el movimiento sea armónico y no se produzcan desviaciones o puntos de fricción inadecuados. Por eso los ciclistas deben utilizar una bicicleta a su medida; si se le da un uso residual o esporádico a la bicicleta no debería de generar problemas, pero cuando se recorren y acumulan miles de kilómetros en las piernas –sobre todo si se pedalea con exigencia– empiezan a aparecer lesiones como la tendinitis rotuliana.
    • Reposo o disminución de la carga de trabajo: parar de hacer deporte por unas semanas le sentará bien a tu tendón. A veces basta con eso para que desaparezcan los problemas.

    La tendinitis rotuliana es una dolencia molesta que puede llegar a imposibilitar la práctica deportiva e incluso disminuir tu calidad de vida, por suerte no se trata de una dolencia crónica. De modo que disfruta de montar en bicicleta y de hacer deporte, pero siempre con moderación y dentro de los límites que impone tu cuerpo.