Saltar al contenido
Marchasyrutas

Rodillo de rulos vs rodillo fijo, ¿cuál me interesa más?

8 diciembre, 2021

Rodillos de

Índice

    Rodillo de rulos VS rodillo fijo

    ¿Cuál es la diferencia entre ellos?

    Las poleas de tambor (también llamadas poleas de equilibrio) y las poleas fijas (o poleas convencionales) son accionamientos completamente diferentes.
    Los rodillos fijos sostienen la rueda trasera sobre un trípode estable que incluye un parachoques; Pedalear en esta unidad crea una resistencia que se puede variar usando un controlador externo o cambiando la velocidad de la bicicleta. Para obtener más información sobre carretes fijos, consulte nuestra guía para elegir carretes.
    Por otro lado, el rodillo no es estático. Las ruedas delanteras y traseras estarán libres y pueden moverse hacia los lados y girar sobre el embrague. En general, la resistencia es mucho menor que la de un tambor fijo, por lo que la velocidad del pedal puede ser mucho más rápida. Algunos diseños de poleas permiten variar la resistencia, pero no en la misma medida que las poleas fijas. Esto significa que para aplicar mucha fuerza a las poleas, ¡tienes que golpear el pie rápido!

    En invierno muchos ciclistas utilizan el rodillo para entrenar. Esto es debido principalmente a las malas condiciones climatológicas que suele haber en esta época del año y también a las pocas horas de luz.

    Al final los horarios laborales muchas veces nos impiden salir al exterior con la bicicleta, por lo que un rodillo puede ser una buena solución. Existen principalmente dos tipos de rodillos, los de rulos y los fijos. Vamos a ver qué diferencias existen entre ellos.

    El rodillo de rulos es ideal para mantener el equilibrio y los fijos son ideales para realizar entrenamientos de potencia.

    ¿Para qué puedo usarlo?


    Básicamente, puedes utilizar ambos tipos de poleas para realizar todo tipo de actividades en la bicicleta: entrenamiento a intervalos, sesiones de recuperación, entrenamiento de fuerza o calentamientos. Sin embargo, en la práctica, cada plataforma es más adecuada para realizar algunos de estos ejercicios específicos.

    Rodillo fijo

    Este tipo de rodillos van a dejar nuestra bicicleta totalmente fija. Para utilizarlos engancharemos la rueda trasera al propio rodillo y listo.

    Son ideales para realizar entrenamientos de potencia, ya que suelen disponer de diferentes niveles de resistencia con los cuales podremos ir jugando para alcanzar la potencia deseada. Rodillo de rulos VS rodillo fijo

    Al ser fijos nos tenemos que despreocupar totalmente de mantener el equilibrio, por lo que con ellos podemos estar perfectamente montando en bicicleta y viendo una serie o una película.

    Este tipo de rodillos son los ideales para aquellos que realicen entrenamientos en base a potencia o para principiantes, ya que no es necesario mantener el equilibrio.

    En el mercado vamos a encontrar multitud de modelos y gamas. Ya dependerá de cada uno elegir el que más se adapte a sus intereses.

    Rodillo de rulos

    Son los rodillos más tradicionales, y consiste en una plataforma en la cual vamos a tener tres rulos. En los dos rulos que están más próximos entre sí irá colocada la rueda trasera, y en el que está más alejado la delantera.

    En estos rodillos hay que mantener el equilibrio sobre la bicicleta para no caernos. Por lo tanto van a simular de forma más realista las condiciones en las que montamos en bicicleta. Rodillo de rulos VS rodillo fijo

    También son rodillos muy interesantes para practicar tanto la cadencia como la técnica de pedaleo redondo. También son ideales para realizar calentamientos, ya que estos rodillos suelen ofrecer poca resistencia a la rodadura.

    Por lo tanto un rodillo de rulos es ideal para aquel que quiera practicar la técnica sobre la bicicleta, tanto el equilibrio como la cadencia y el pedaleo. Este tipo de rodillos requieren un período de adaptación hasta que el ciclista se habitúa sobre todo al equilibrio.

    ¿cuál deberías elegir?

    Al final, todo depende de cómo pretendas utilizar el rodillo.
    Si desea que un entrenamiento dual trabaje en su técnica y estado físico, rodillo de rulos es la mejor opción, ya que le permitirá mantenerse alerta y concentrado durante su entrenamiento. Si quieres calentar es una buena herramienta, los rodillos también son la mejor opción ya que puedes usarlos con las mismas cubiertas que usas para la competición (ya que la menor resistencia de los rodillos no desgasta el material). muy rápido, a diferencia de un rodillo fijo) y también puedes pedalear a mayor velocidad para mejorar.

    Si quieres entrenar a intervalos de máxima potencia en invierno, un rodillo estacionario sería una mejor opción: una mayor resistencia y un mejor control te permiten pedalear con mucha más potencia, sin tener que meterte en ritmos frenéticos, rebotar o balancearte mucho. Si eres nuevo en el ciclismo, los rodillos fijos son probablemente la mejor opción: su plataforma es más estable y te permite entrenar sin preocuparte ni correr el riesgo de que el rodillo se caiga. Y eso es. Dos equipos de ejercicio de interior.