Saltar al contenido

Cicloturismo por los Picos de Europa (I)

10 diciembre, 2014

 

 

Como en Marchas y Rutas sabemos que te encanta el montañismo (al fin y al cabo todo lo que sea subir hasta el punto más alto de una montaña siempre te va a gustar, ¿no?) estamos seguros de que conoces algunas leyendas de escaladas míticas a los Picos de Europa, sobre todo el legendario Naranjo de Bulnes. La primera ascensión, con el Marqués de Villaviciosa y el Cainejo (que subió hasta arriba descalzo) o algunos de los rescates tan difundidos de César Pérez de Tudela en los años setenta seguro que están grabados en tu mente. Pero eso no significa que los Picos de Europa sean un territorio vedado a las bicicletas…no, no, al contrario. Existen multitud de puertos de carretera que se adentran hasta el corazón de esta zona desde Asturias, León y Cantabria y que desde aquí te vamos a presentar poco a poco.

 

Saliendo de Caín
Saliendo de Caín

Llegar al corazón del Macizo de los Picos de Europa por carretera es prácticamente imposible, por lo que deberemos abordar puertos que nos dejen en las inmediaciones o muy cerca. Quizás tan sólo Los Lagos de Covadonga, que ya te hemos presentado en otra ocasión, podrían merecer el calificativo de puerto que sube hasta el corazón de los Picos, pero son una excepción. Otra sería la tendida subida a Fuente Dé (que, pese a su poca dificultad, ya está en la historia del ciclismo gracias a que allí un corajudo Contador sentención con inteligencia y arrojo la Vuelta a España de 2012), que asciende con poca pendiente durante unos quince kilómetros desde Potes, la capital de la Liebana cántabra, hasta llegar al pie de un imponente circo glacial, a cuya cima se puede subir en teleférico. Y sí, también en bicicleta. Otro día te lo contamos, porque es una de las marchas más espectaculares que jamás podrás hacer en bicicleta todo terreno.

 

Fuente De y su circo glacial
Fuente De y su circo glacial

Eso sí, carreteras adyacentes que se acercan hasta los Picos y nos dejan casi casi tocándolos con las manos hay un montón.

 

Entre los cicloturistas más duros ha ido tomando fama desde hace unos años la llamada ruta circular de los Picos de Europa. Esta ruta asciende en poco más de cien kilómetros los interminables puertos de San Glorio (26 kilómetros de subida por su vertiente cántabra, todo un especial que se estrena este año en la Vuelta a España y que te presentaremos en su día tal y como se merece) y las vertientes meseteñas de los puertos de Pandetrave y Panderruedas, más llevaderas. Precisamente el primero presenta una de las ascensiones más duras de la zona cuando se afronta desde Caín, punto de salida o llegada de la popular Ruta del Cares, con continuas rampas por encima del veinte por ciento seguidas de descansillos, en una escalera mortífera para las piernas cruzando una garganta tan estrecha como espectacular. Sin duda alguna uno de los sitios más recomendables para conocer…y mucho más si nos quedamos en Caín a pasar unas horas y comer algo en alguno de los bares típicos que hay allí.

 

Otro día te contamos más sobre los puertos que nos llevan a los Picos de Europa.