Saltar al contenido

Signos que evidencian que nos estamos deshidratando

11 julio, 2018
signos

Para cualquier deportista de fondo es fundamental una buena hidratación tanto antes, como durante y después de la práctica deportiva. No obstante es muy importante saber identificar algunos signos que nos van indicar que estamos comenzando a deshidratarnos.

Para comenzar es conveniente tener claro qué es una deshidratación. Simplemente es cuando nuestro organismo pierde demasiados líquidos y no los reponemos adecuadamente. Hay que tener en cuenta que pueden llegar a desencadenar situaciones muy graves, y en los casos más extremos incluso la muerte.

La sequedad bucal, la falta de energía, el color de la orina y los calambres son signos que nos indican que nos estamos deshidratando.

Vamos a ver una serie de signos y síntomas que nos van a indicar que estamos comenzando a deshidratarnos. Si la deshidratación es leve podremos revertir la situación, pero si estamos demasiado deshidratados va a ser complicado.

Sequedad bucal

Uno de los síntomas que podemos identificar es la sequedad bucal. Cuando notemos que nuestra boca y lengua estén demasiado secas e incluso pegajosas nuestro cuerpo nos está dando señales de una deshidratación.

signosBaja energía

Otro síntoma es cuando nos encontramos muy bajos de energía. En el ámbito del ciclismo podemos asociarlo a situaciones en las que no nos encontramos bien y un pequeño repecho nos parece el Tourmalet.

signosColor de la orina

Otra clave para identificar una deshidratación es el color de la orina. Cuando ésta es demasiado amarilla quiere decir que nos falta agua en nuestro organismo. Cuanto más clara sea la orina mejor hidratados estaremos.

Calambres

Este síntoma es muy claro de identificar. No hace falta incluso llegar a tener un calambre muscular, sino que cuando la musculatura nos vaya dando avisos ya es indicativo de deshidratación.

signosEl problema es que cuando los calambres ya se han sucedido es muy complicado revertir la situación. Lo recomendable es subir un par de piñones y rodar lo más suave que podamos para no forzar a la musculatura.