Saltar al contenido
MTB

Cómo arreglar un pinchazo con un kit de parches y pegamento

13 febrero, 2018
pinchazo

Uno de los principios fundamentales de cualquier ciclistas es la autosuficiencia. Esto quiere decir que deberíamos estar preparados para solucionar gran parte de los imprevistos que nos pueden suceder durante una salida con la bicicleta. Uno de ellos es cuando tenemos que arreglar un pinchazo.

Los pinchazos suelen ser situaciones más o menos habituales que se dan en las salidas con la bicicleta, tanto de carretera como de montaña. Aunque actualmente hay sistemas como el tubeless o las cámaras con líquido antipinchazos que nos ayudan a sufrirlos en menor medida.

Es importante, que en las salidas con nuestra bicicleta, además de una cámara de repuesto llevemos con nosotros un par de parches y pegamento. De este modo si sufrimos un segundo pinchazo lo podremos solucionar.

[piopialo vcboxed=”1″]Es recomendable llevar con nosotros un kit que contenga parches, pegamento y una pequeña lija. [/piopialo]

pinchazoLocalizar el pinchazo

Lo primero que tenemos que hacer es ver dónde hemos pinchado. Para ello tendremos que sacar la cámara de la cubierta con la ayuda de unos desmontables. Una vez tenemos la cámara fuera, para saber dónde hemos pinchado la inflaremos con mucha presión.

De este modo nos será más fácil saber donde está el pinchazo. Una vez localizado desinflaremos la cubierta sin perder donde está localizado.

Lijar y echar pegamento

Una vez tenemos la cámara deshinchada y el pinchazo localizado estiraremos la cámara y lijaremos justo por encima del agujerito. Las lijas vienen en los kit antipinchazos que podemos comprar en cualquier tienda especializada.

pinchazo

Una vez lijada bien la superficie echaremos un pegamento, y esperaremos unos minutos hasta que se seque casi por completo.

Poner el parche

A continuación pondremos un parche adecuado al agujero que tenga la cámara. Esperaremos unos minutos hasta que quede bien pegado y se seque por completo el pegamento.

En este punto lo único que nos queda por hacer es volver a introducir la cámara en la cubierta e inflar.

Antes de introducir la cámara es importante repasar con los dedos el interior de la cubierta. De este modo nos aseguraremos de que no haya ningún pincho que nos vuelva a fastidiar la ruta.